martes, 30 de octubre de 2007

abel gonzáles, el duque, su amada, y el arroz con leche


Más que el arroz con leche, en realidad, a mí me gusta esta receta que Abel González pasa junto con algunos cuantos chismes acerca de Guillermo IX, duque de Aquitania. Especialmente para cuando a una le han sacado la muela del juicio y no debe comer más que cositas frías, fáciles de masticar.

Además, una puede regalarse imaginando llamarse de Châtellereaut, esperando al noble Guillermo y a los manjares que ofrecía a las vizcondesas de su preferencia...

Para este arroz con leche se hace hervir, obvio, leche, a la que se añade, antes de poner el arroz, la miel y la vainilla, un puñadito de semillas de anís -no tan obvio- y dos pétalos de rosa blanca. Cuando la preparación espese, se retira del fuego para que se enfríe y antes de que esté fría del todo, se le aliviana con yogurt hasta darle consistencia de sopa... y se la guarda en el rincón más frío del castillo, o, en su defecto, en el refrigerador.

Si se desea se espolvorea con canela antes de servirse, pero no lo recomiendo.

Es para chuparse los dedos y suspirar golosamente de gusto...(imaginándose al duque, claro está)

3 comentarios:

La máscara de Hipocrates dijo...

Esta vez si le diste en el clavo,aunque más bien se podría decir canela (para que le fuera al arroz con leche).
Para chuparse los dedos, y además, reír un poco.
Bien,Mar.

Mar dijo...

:)

yanosky garcia dijo...

arroz con leche con canela umm queda de un exquisito.

"barroco estáis"
"es que como bien..."
de las aventuras de Pepe Carvhalo